Nemesis_Altar.png

Los Hijos de Némesis comenzaron como Kalshodar normal, si se puede decir que existe tal cosa.

Entonces les sucedió algo verdaderamente terrible, de hecho, una serie de cosas cada vez más terribles. Esa organización que se autodenomina El Consejo se encargó de todos ellos. 

Afortunadamente, sin ningún recuerdo de los viciosos 'experimentos' llevados a cabo en las profundidades de Lùndùn, los cien despertaron en el mismo momento en las instalaciones ahora abandonadas con la armadura completa. 

Cuando sus polvorientos recuerdos comenzaron a reafirmarse, se dirigieron al único lugar que conocían; El Nido del Dragón, la base secreta de Kalshodar escondida en lo profundo del sistema de tránsito subterráneo debajo de esa misma ciudad. 

Se dieron cuenta de que, a pesar de tener problemas en respirar, ninguno de ellos podía quitarse el casco y, cuando se encontraron con la inesperada pero bienvenida "ocupas" de El Nido, entre ellos supervivientes del Panastàs y sargento Gwydion con sus reclutas, descubrieron por qué.  

De alguna manera ahora eran unidos con su armadura, estaban muertos pero aun quedaron vivos gracias solo a su armadura. Ser alejado de él significaría una muerte instantánea y dolorosa. 

Al darse cuenta de que era lo que había por lo maldijo ellos, que Alejandro se había ido y que ellos y el par de cientos de soldados – el kòs de ellos mismos, un pelotón de epibatoi, una pequeña fuerza hoplita , y los supervivientes Panastàs - era todos lo que habían sido abandonados por un planeta que los había olvidado; juraron venganza de sus asesinos. Gwydion lo tomo como señal porque él sabía algo que ellos no sabían; había recibido noticia de un señal que llegó a la base en Sèlene y que fue repetido por toda Gaia atreves del Nido. Estaba seguro que Alejandro estaba a punto de volver y sabía que su trabajo era prepararle el camino. Estaban por llegar 200 más Kalshodar de La Montaña donde también habían recibido la misma señal.  

Pintaron sus armaduras del blanco del luto y tomaron el nombre de "Los Hijos de Némesis". Ayudarían a los que estuvieran dispuestos entre la desigual resistencia humana a reclamar el Empyraeum para el regreso de Alexander o morirían en el intento, si eso era posible para ellos ahora.