download (1).jpg
Decorative2.png

El Mundo del Empyraeum

 

Se dice que las acciones más pequeñas pueden tener efectos mucho más grandes de que parezca. Cuando una mariposa bate las alas en la lejana Manchuria, puede causar una tormenta en Atenas. 

 

En el año 25 PE (Posterior al Empyraeum), el Hegèmon Alexander casi murió en Babilonia, se afirma. También se afirma que un hombre sabio de los Indikē practicó magia de sangre para salvar la vida del Hegèmon. Si Alejandro hubiera muerto esa noche, como muchos temían, no habría Empyraeum que defender. Ese sueño habría muerto en Babilonia y todos nosotros, Kalshodar, nunca habríamos existido. Sin embargo, ¿qué existiera a cambio? 

Nunca lo sabremos.

 

Lo que sí sabemos es que Alejando vivió y que Sham; ese mismo sabio de los Indikē, se convirtió no solo en uno de los amigos y confidentes más cercanos de Alejandro, sino también en alguien que valoro yo. A veces insinuaba que estaba evitando un gran desastre, palabras que luego repitió ella, nuestra Señora Dragona, en salvar a Alejandro esa noche. Entre miembros de nuestra korallión muy informal (tanto como filósofos de todas las tendencias y colores) el debate sigue ardiendo. Ahora que el Hegèmon se ha ido, las llamas de la discusión son aún más brillantes. ¿A dónde vamos y podría haber otra manera?   

 

He sido testigo, de primera mano, del caos que siguió al conocimiento público de la desaparición de Alejandro y, aunque Lupernikes apago estos incendios de forma muy eficiente, no se puede silenciar ningún tipo de oposición si uno quiere permanecer civilizado. Se preguntan si Alejandro se sobrepasó en su ambición, aunque el Empyraeum prospera bajo oikonómoi - Senescales - como mi lacónico hermano, ninguno tiene  su fuerza  ​​ni su pura  kárisma . Solo mantenemos el Empyraeum unido hasta que Alejandro regrese. 

 

Déjanos retroceder y considerar un momento. 

 

En 20 PE, finalmente cruzamos las gélidas y terribles montañas del Cáucaso Indicus y nos detuvimos en la base de la más grande de todas las montañas; llamada Chomolungma o Sagarmartha - la Gran Montaña Madre - por los nativos de esta tierra. Alejandro ordenó que nos detuviéramos y acampamos en el vasto campo de nieve, hielo y rocas en la base de La Montaña, aunque no sabemos porque esta montaña, tan impresionante que era, fue tan importante. Él es Alejandro, nuestro Hegèmon,  hacemos lo el que dice.         

 

Poco después de que se completara la tarea verdaderamente gigantesca de establecer un campamento para cerca de seis millones de hombres, niños y mujeres armados, con un número casi igual de seguidores del campamento, manipuladores de equipaje, herradores, herreros, esposas e hijos, Alexander y Sham desaparecieron en la noche.  

 

Durante casi cien días no escuchábamos nada. En todo el ejército, que aún estaba en el proceso de fusionarse, corrían rumores de que Alejandro había muerto trepando esa montaña para alcanzar el cielo. La disciplina se erosionó y los nervios se aceleraron. El ejército que fue un modelo para el Empyraeum todavía estaba aprendiendo a mezclar y lo hizo como el aceite y el agua suelen hacerlo; para usar las palabras de Korae "el crisol casi se derrite, dejando un desastre quemado por todas partes". Estábamos mirando a los ojos de Kaos y él nos sonreía de manera arrogante. Una vez más, fue Lupernikes que vino a nuestro rescate, de una manera verdaderamente lacónica; la noche en que se ganó ese nombre. ¡El lobo feroz que se come las pelotas de los culpables! ¡El terror hacia él dio a los elementos dispares del ejército algo contra que unirse! En respuesta a todas nuestras oraciones, aprendimos las respuestas a nuestras preguntas más importantes esa noche. Vi a Kalliades salir de un túnel de vidrio volcánico derretido, un hombre sumamente cambiado.   

 

Que La Montaña estaba llena de enanos y otras criaturas fue lo suficientemente difícil de creer al principio, aquí, en el culo helado del mundo. Que hubieron tallado esos seres extensas túneles, pasillos, forjas y talleres en la misma carne de Sagarmartha fue increíble de contemplar cuando Sham nos condujo a través de los mismos hacia donde aguardaba Alexander. Sin embargo, fue una noche en la que muchas leyendas cobraron vida. Con algo entre fuerte susto y terror que te encoja el escroto y tristeza extrema, cada uno de nosotros la conoció y aprendimos la historia de cómo llegó a ser la última dragón en Gaia. Luego nos presentó con una decisión  y nos mostró una visión del futuro que pudiera llegar de la misma. Estoy seguro de que nunca cupo duda sobre cuál sería nuestra elección.      

 

Será volver a la ignorancia o dejar su presencia renacido en algo nunca antes visto en el mundo. Primero nosotros 300 Dracograth, luego Lupernikes y sus 10,000 Kalshodar, escogimos la segunda opción. Todos vimos que Alejandro ya había cambiado y lo que eso podría significar. Todos sabíamos, en el fondo, en el rincón más secreto de nuestro corazón, que su Gran Sueño no era más que un sueño aunque nunca lo hubiéramos admitido. 

No sin un cambio improvisto.

 

 Hubiera sido imposible sostener la que hubiéramos conquistado ya, ni hablar de un imperio que alcanzaría desde el amanecer hasta el atardecer. Alejandro moriría algún día, aunque era el hijo de un dios y más que un simple hombre. Nosotros, que compartimos su visión, también moriríamos. Si el Empyraeum no muriera con él, seguramente muriera con nosotros. En el momento en que Alejandro murió; la naturaleza humana de revelaría; hermano contra hermano mientras los demás buscaran los residíos como perros debajo de la mesa de su amo en un festín. El Empyraeum se rompería en pedazos como los huesos tirados en las fauces de esos perros.   

 

A menos que Alejandro no necesitara morir. Nunca, ni en absoluto. A menos que su ejército, los mejores y más leales de ellos podrían permanecer a su lado para siempre. ¿Quién entre los que le amase podría rechazar tal oferta? ¡Los increíbles cambios en nuestros cuerpos y el equipo incomparable que nos dotaron los enanos fueron solo salsa sobre un plato ya irresistible! 

 

Aquel día que salimos de La Montaña de regreso al campamento marcó el cambio más drástico, el día crucial que condujo al Empyraeum que ahora conocemos. ¡Los rostros de los soldados mortales mientras nosotros, como autómata de Hefestos o Ares, caminemos en medio de su asombro! Fue extraño, reflexionamos más tarde, la rapidez con que los llamábamos mortales. Ciertamente peligroso sería olvidar de dónde venimos nosotros, los nacidos del dragón, los nacidos de la llama, los rehechos. Olvidar que fuimos, al menos, una vez humanos.    

 

La Conquista Incruenta la llamaron más tarde, nuestra marcha desde esa llanura azotada por el viento. El oro de Alejandro y su Dracograth al frente, las filas en negro plateado de los Kalshodar detrás; un ejercito como nada jamás visto en la faz de Gaia. 

"Un aburrimiento de mierda" es como lo llamó Korae mientras Kalliades, yo y otros nos reímos con él. 

Nosotros; un ejército de nuevos soldados superior a cualquier fuerza en toda Gaia no encontró a nadie que impugnara nuestro paso, primero al Este y luego al Oeste. Fuimos testigos de naciones enteras que se arrodillaron ante Alejandro sin que se desenvainara una sola espada, ni una sola gota de sangre derramada. ¡Realmente se volvió aburrido después de un rato! 

 

Imagínese esto, si pudiera. Trescientos Dracograth; cerca de seis codos de altura, vestidos de pie a cabeza con una brillante armadura dorada de metal tallada por los enanos para parecerse a un dragón de dos patas. Cada uno de nosotros llevaba una lanza, una gran asta de plata ennegrecida más alta incluso que nosotros, rematada con una cabeza de hacha flameada como ala de la misma dragón. Sobre la armadura y la lanza brillaban poderosas runas enanas de protección, denominación y protección.

          

Aprendimos a reconocernos por la forma de los labios que se muestran entre las dagas doradas que recubren las fauces del dragón que nos formo el casco.

 

Dioses de la guerra, automatói , demonios, espíritus de los caídos de la guerra, ¿quién sabe cómo nos vieron? Incluso yo, cada vez que veía mi reflejo en un lago o vi a Kalliades o Korae marchando a mi lado, cada vez que vi el espeso cabello negro que coronaba la cabeza de Sham hasta allí (apenas llega a mi cintura ahora) ) - costó mucho tiempo en acostumbrarse. ¡Yo mismo he hubiera huido de mi! Me impresionó que existieran guerreros que respaldarían a su señor mientras él o ella rendía homenaje a Alejandro, que se mantuvieron firmes y no se orinaron allí mismo.   

 

Entonces, por supuesto, todavía tenemos diez mil gigantes con armadura negra y plateada detrás de nosotros, casi me olvido de ellos. No, no lo hice, pero sé lo mucho que mi chiste irritará a Lupernikes. ¡Oh, cómo nos reiremos cuando me regañe más tarde! ¡Espero que no se escatime con mi porción de ese delicioso estofado de cordero!

 

Un codo más bajo que nosotros pero más ancho y con una armadura formada por ángulos más gruesos y pesados ​​, los Kalshodar eran un espectáculo para la vista. Individualmente, un Dracograth o Kalshodar puede inspirar terror incluso en los hombres mortales más robustos, pero diez mil de esos bichos grandes y belicosos con sus escudos incrustadas de runas ardientes, espada casi llameante (más runas), lanza dóry plateada y negra (incluso más runas). Y todo coronado por ese casco sin rostro de superficies en ángulo que parece un trozo mortal de obsidiana tallada y plateada… Diez mil cosas que parecían luchadores de los dioses de la guerra o demonios, no sé cómo nos vieron pero vi el miedo, el asombro ¡Me habría blandido con espada yo mismo y sentido honrado de cómo me pisotearon mientras morí!   

 

Dimos un paseo pausado hasta el Mar del Este y contemplamos lo que pensamos que era el fin del mundo, donde salía el sol todos los días. Miramos hacia las distantes islas de Ippon, sin darnos cuenta de su existencia. Dimos la vuelta y nos dirigimos hacia el oeste. 

 

Nos tardó cinco años en llegar al lugar en el que estábamos convencidos  fue el "fin" opuesto del mundo; el lugar donde se pone el sol cada noche. Nos habían detenido en Bryttan durante bastante tiempo y ha encontrado esta tierra de Eiré al igual desafiante aunque vencimos en la final, claro. Nuestros planes de derramar poca o nada de sangre habían salido bastante mal durante nuestro tiempo en estas dos islas. ¡Estábamos ansiosos por ver la puesta de sol e irnos antes de tener que matar a más nativos locos! Sin embargo, nos fuimos con muchos de esos lunáticos tatuados de pelo puntiagudo unidos a nuestro ejército en busca de aventura.  

 

El sol se puso sobre el mundo y se elevó sobre el Empyraeum. Fue casi un anticlímax, ese amanecer. Habíamos dejado atrás a nuestros hogares hace tanto tiempo para hacer algo que ninguno de nosotros creía vivir a conseguir, sentía extraño. Había sido demasiado fácil, casi como si estuviéramos cayendo en trampa. Todo el camino a esa montaña de milagros que habíamos luchado casi por cada doron de progreso, cada daktylos de tierra hasta ahora... ya no fue así. Los nativos nos lo entregaron voluntariamente y prácticamente se volvieron locos para unirse al Empyraeum y pagar tributo a Alejandro. Imaginé que bien podría ser así como se sintieron los dioses cuando ellos, especialmente aquellos locos en los que creían los griegos, recibieron nuestra obediencia. Sin embargo, nada sensato y digno de adoración como mi amado Ahura Mazda, me volvió a la tierra justa cuando la arrogancia quería levantar su peligrosa cabeza...      

 

"Tan fácil sería para ti o para mí,

Armado con palmeta y ojo agudo,

Ser Señor en el reino de moscas... "

 

 

Una vez escuché a Sham cantar el poema en ese koinè impecable que tiene. Sus imágenes son un poco extrañas, claro, espero que suenen mejor en su lengua materna, al igual que muchas cosas en la mía (mi koinè se ha mejorado, pero sé que está lejos de ser perfecto, mi Glòsta si que esta bien). Sin embargo, me resonó de alguna manera, mientras caminábamos penosamente, en lo profundo de los pasajes de nuestros propios pensamientos, de regreso a Alejandría y al futuro. 

 

¡Si tan solo hubiera sido eso! Si tan solo el resto de nuestra existencia consistiera solo en patrullas y guardias durante casi toda la vida. Eso, cuando se piensa en ello, sería una enorme pérdida de todo lo que dragón de fuego, sangre, de los artes y habilidades de los enanos.   

 

Han pasado, lo olvido precisamente, algo así como trescientos años desde que dejamos atrás a Gaia, llevando nuestras naves a las estrellas para encontrarlo, para encontrar a Alejandro. Hemos tenido nuestras peleas aquí, nos hemos encontrado con cosas que pueden enfrentarse cara a cara con un Dracograth y requieren mucho esfuerzo para reprimirlas. Hemos visto el futuro real y realmente sabemos lo que viene ahora. Yo, por mi parte, sueño con el aburrimiento del que tuvo tanto desprecio durante todos estos años. 

 

Al encontrar a Alejandro, encontramos muchas más preguntas que respuestas. Para Kal, Sham y yo encontramos una especie de indicio de respuesta a esa pregunta tan debatida; ¿Cómo sería el mundo si Alejandro hubiera muerto en Babilonia? 

 

Honestamente, no quiero nada de ese mundo, estoy feliz con el mío. Con un diablo detrás de nosotros y otro al frente, al menos estamos haciendo para lo que fuimos hechos y, si lo hacemos bien, la raza humana puede agradecernos.

 

Eso sería suficiente para mí.

 

[Diario de Neshaa, A; Dracograth Kasha (temporal); 14 Dròmiom, EA 2.2 44. RA: 18h: D8': SQ]

Decorative2.png