Carrig.png

La raza enana se originó en las colinas de Eirè y Skotia, pero huyó de la persecución hace muchos años. A los enanos les encanta el oro, les encanta trabajar con él y hacer con él objetos bellamente elaborados, y trabajan duro para extraerlo de la tierra, entre otros minerales y materiales. Los humanos, sin embargo, parecían preferir simplemente intentar quitárselo a los enanos. Después de varios malentendidos complejos y las muertes que los acompañaron, los enanos decidieron dejar de hacer túneles hacia abajo y concentrarse en hacer túneles hacia los lados.   

Se sienten muy a gusto debajo de la tierra, por lo que comenzaron a minar debajo de las tierras de sus perseguidores en busca de un hogar más seguro, idealmente en lugares distantes y despoblados con abundancia de recursos naturales. Finalmente llegaron a la montaña conocida como Chomolungma y encontraron un futuro muy sorprendente. No solo formaron una relación altamente inesperada pero mutuamente provechosa con los goblins que habían seguido sus peregrinaciones; también encontraron la única dragón que quedaba en la cara verde de Gaia.  

A pesar de las calumnias contra ellos, los enanos son seres sumamente honorables y honestos; trata a un enano correctamente y con respeto y tendrás uno de los amigos más ferozmente leales que jamás hayas encontrado, así como un aliado inquebrantable. 

I t se dice que los enanos les encantan el oro y las joyas más que nada en Gaia, pero aman a Ella, la dragón aún más.