b07a9b7f3b8dc4ba9361ff9b7ede03c0.jpg

Durante su adolescencia, Alejandro fue instruido por el gran Aristóteles en su finca en Stagira. Fue de Aristóteles que el futuro Hegèmon aprendió de la democracia, ese hermoso ideal ateniense de gobierno igualitario. Antes de este tiempo, Alejandro solo conocía las formas de gobierno monárquicas y meritocráticas.

El gran erudito y filósofo suavizó los ásperos bordes "bárbaros" del carácter del joven príncipe y también abrió su mente. Las políticas de Alejandro durante la campaña persa son una prueba de cuán profundamente valoraba la sabiduría de Aristóteles, ya que nunca impuso su dominio en las tierras conquistadas como tales. Simplemente hizo que los encargados le juraran lealtad a él en lugar del emperador al que había derrotado. Dejó a la gente, su cultura y sus dioses en paz.  

Estaba implementando una nueva forma de democracia en una tierra que nunca antes había oído hablar de ella.

Una vez fundado el Empyraeum, su primer paso fue convocar candidatos para lo que llamó La Asamblea Popular o El Senado. Llamó a tres candidatos de todos los estados, países, y que se habían unido al Empyraeum y entrevistó a todos y cada uno de ellos personalmente. ¡Estamos hablando de 3.645 individuos con los que el Hegèmon pasó fácilmente 10 minutos cada uno! Una vez hecho esto, deliberó y redujo la elección a dos de cada estado miembro.   

Alejandro entonces provocó la plaga más mortal de ataques cardíacos sobre la clase administrativa del Empyraeum que jamás haya existido (a excepción de su desaparición siglos después). Hizo que revisaran el censo y enviaran un voto a todos los adultos mayores de edad desde Eirè hasta Manchuria y todos los lugares intermedios. Instituyó un día de fiesta en el que todos y cada uno de los ciudadanos mayores de edad asistía al templo principal de su pueblo o ciudad y elegían entre los dos candidatos que competían por representarlos. 

Por supuesto, los candidatos hicieron campaña, dieron discursos e hicieron grandes promesas como era natural, pero la elección finalmente dependía de la decisión anónima del ciudadano. La organización requerida fue asombrosa, pero el resultado final fue la elección de poco más de 1000 senadores para representar la voluntad de los pueblos del Empyraeum. 

 

Al final, Alejandro tenía el veto final de Hegèmon y era comandante de las fuerzas armadas, pero el Senado decidió las leyes que dieron forma a la nueva tierra. Debaten sobre disputas y encabecen comités para cambios y gastos del bolsillo público. Los senadores ayudaron a obtener fondos para reconstruir o mejorar sus pueblos y ciudades, tropas para repeler a ejércitos invasores y negociar impuestos, entre muchos otros elementos demasiado numerosos para dar nombre.  

Se convirtió en el modelo tanto para el gobierno nacional entre los vecinos del Empyraeum como para la legislatura local. Pronto, cada polis lo suficientemente grande como para tener un templo tenía su propia Koncilia y Congreso para informar sus muy ocupados senadores solo sobre los problemas locales más grandes. Sorprendentemente, el caos político absoluto que siguió realmente funcionó y la gente estaba feliz. 

Ningún extranjero se enseñoreaba de ellos desde miles de estadios de distancia; no era un rey desconocido que ni pudiera encontrar su pueblo en el mapa decidiendo que hacer con una cosecha mala No, Luka de Calistos luchó por sus intereses en el capital con la ayuda de Melisto de la casa de al lado, dos manzanas antes del camino alto. ¡El mismo camino que había ayudado a reparar y despejar de bandidos! La gran carretera nueva significaba que podían llevar su cosecha y productos al mercado dos veces más rápido y muchas veces con mayor seguridad, ¡incluso podían llevarlo a otra ciudad donde los precios eran mejores!  

El Senado siguió trabajando y haciéndolo tan bien hasta el día en que Apatèon bombardeó Alejandría desde la órbita y no dejó nada más que vidrio fundido de la mayor institución y experimento democrático que jamás haya existido.