Reflex pylon.png

El secreto detrás de los generadores de campos o torres de réflex se ha perdido en las arenas del tiempo, sabemos cómo construirlos y repararlos, pero no del todo cómo funcionan.   

Lo que sí sabemos es que producen un poderoso campo de energía que encarna y reacciona a la tercera Ley de Newydd mientras que, al mismo tiempo, ignora la primera ley de Termodinamika de Aìnstân. Una torre réflex, una vez construida e independientemente de si es un pequeño nodo de armadura réflex o una gran torre de nave, producirá un campo que reaccionará a la fuerza aplicada hacia aquello que protege y empujará hacia atrás con la misma fuerza, pero sin necesidad de entrada de energía ninguno que podemos discernir aunque la proximidad de una fuente de energía de fusión parece fortalecer el campo producido. No requieren una fuente de combustible y continúan operando con la misma eficiencia para siempre a menos que se destruyan, lo que parece ser una tarea bastante difícil porque el mismo campo que producen también los protege de daños. 

Se cree que obtienen su poder de la misma fuente desconocida que sus primos más grandes, los Centinelas de los Voidgates, de los que tampoco entendemos casi nada.

Curiosamente, los campos réflex reaccionan perfectamente con el mithril trixotrópico en su estado natural y lo infunden mientras se extienden a una pequeña distancia de él, lo que le da esa curiosa apariencia ondulada que la gente siempre menciona al ver por primera vez un Kalshodar en la 'carne'.