Los Kalshodar están diseñados para luchar en el suelo o, si es necesario, en el espacio. Necesitan llegar a donde está la pelea y, a menudo, necesitan viajar largas distancias y hacerlo rápidamente. 

Aunque mil Kalshodar se quedaron atrás cuando comenzó el Largo Viaje y cambiaron sus espadas por herramientas, la mayoría son guerreros puros, sin la destreza fina ni la paciencia para trabajo mecánico. 

Como se mencionó anteriormente, son instrumentos contundentes, no tácticos, planificadores o pensadores políticos. Por supuesto, existen una o dos excepciones obvias pero, en su mayor parte, necesitan personas dedicadas y capacitadas para estos oficios.  

Sus cruceros tienen capitanes, navegantes, artilleros, pilotos, ingenieros, obreros, biólogos, catering, políticos y maestros. Cada crucero, en su largo exilio, podría ser una comunidad de miles, una ciudad en miniatura. Se necesitaban fábricas de artículos de primera necesidad, artículos de lujo, comida y bebida, suministros para soldados y civiles, formas de entretenimiento incluso para los Kalshodar, comunicaciones... la lista es interminable y, para cada tarea, se necesita a alguien para realizarla. 

Los Kalshodar admiten ahora que no llevar tripulación ni ayuda humana en su Largo Viaje fue gran error y han pagado por ello. Desde llegar a Sèlene, todos los cruceros que siguen en operación, admitió toda la tripulación necesaria, los capitanes entrenados por Navarch ApSion personalmente antes de tomar el mando.

Pilot.png