Council_Poster.png

Nadie parece saber de dónde viene el Consejo ni cuáles son sus objetivos. Lo que se sabe es que el hombre que el mundo conoce como Alto Prefecto Apatèon es el mismo hombre que conoció y trató de amenazar a Lupernikes en Alejandría hace más de 600 años. 

Aunque entonces fue conocido como Ataraxias, tenía el pelo más largo y no usaba anteojos, ciertamente fue el mismo hombre, un hombre que ha sido visto en varios lugares del mundo con varios alias.

El Consejo, que desde entonces se ha transformado en La Unión, ha existido mucho más tiempo de lo que casi cualquier persona viva hoy en día pueda imaginar. Una persona lo sabe porque lo creó – como El Consejo del los Inmortales -  de un sentido equivocado de solidaridad hacia sus hermanos de la Trinidad. Nunca esperó que la persona que conocía entonces como Atara durara tanto tiempo y fuese tan decididamente ambiciosa.  

Sham, Gabriel y Unity ganaron una guerra y perdieron otra para detener a este hombre y, se dice, Unity perdió la vida en el intento. 

Nadie lo sabe realmente por qué Apatèon se opone tanto a Alejandro. Lo que sí sabemos es que hizo un gran esfuerzo para consignar el Hegèmon y todas sus obras al mito y la historia.  Pocos seres vivos hoy en Gaia ahora creen que el Empyraeum era más que una historia de fantasía desde hace mucho tiempo.

Se insinúa que, para facilitar su golpe, pasó largas décadas, con acceso a una computadora de poder superlativo, infiltrándose en todos los niveles de todos los gobiernos del mundo, obteniendo inteligencia, a menudo de naturaleza profundamente comprometedora, sobre cada persona de importancia en cada país y nación dentro y fuera del Empyraeum.  

Muchos simplemente desaparecieron en la noche y nunca más fueron vistos. Otros se fueron por un tiempo y cuando regresaron, algo vital en ellos había cambiado. Los hombres de ciencia regresaron como fanáticos, los críticos de Apatèon ahora eran partidarios inquebrantables. 

Sus Guardianes o la fuerza policial sin rostro, patrullan las calles después del toque de queda y arrestarán a cualquier persona involucrada en actos impíos de cualquier tipo. La lista de tales actos parece crecer diariamente y, se murmura,  hay mucho menos está permitido que está prohibido    

Aunque ninguno ha podido confirmar directamente su existencia, abundan los rumores de que se ha visto a soldados distintos a los Guardianes por Lùndùn; grandes soldados con armadura negra pesada que son casi tan grandes como un Kalshodar... 

.