Commander.png

Nadie conoce el verdadero nombre del Comandante excepto el propio Alto Prefecto Apatèon; simplemente conocen su reputación. Es un soldado de carrera; habiendo peleado primero para el ejército de Bryttan en las interminables disputas territoriales que siguieron a La Caída, y luego como mercenario cuando fue deshonrosamente dado de baja. 

En algún momento de esa carrera, atrajo la atención de cierto miembro ambicioso del Consejo y fue reclutado para actuar como Operativo Especial (o asesino) en su nombre. El Comandante construyó rápidamente para hombre entonces conocido como Ataraxias, un ejército privado altamente entrenado y de principios flexibles . El Comandante es directamente responsable por el ascenso al poder de Apatèon, ya que ha entrenado a todos los Guardianes y soldados empleados por la Unión o, al menos, entrenado a aquellos de quienes aprendieron.  

Bajo las calles de Lùndùn, perdió su mejor unidad ante la lanza del Dracograth Neshaa en el entonces vacío Nido del Dragón. Se le permitió vivir éste para servirle como mensajero al Consejo. 

Gorra en mano y avergonzado, volvió a entregar el mensaje y fue debidamente castigado. Docenas ya habían muerto dolorosamente bajo el cuidado de los médicos del Proyecto Prometeo; o moriría y pagaría su deuda o se haría útil. 

El Comandante vivió, por sorpresa de todos. No solo vivió sino que prosperó; volviéndose más fuerte, mejor, más rápido. Curiosamente, El Comandante no creció mucho más que la altura promedia de un gealer  y exhibió sólo un crecimiento muscular moderado ; incluso conservó sus cicatrices faciales. No se sabían los científicos que esto fue extraño en ese momento, pero mantuvo la altura " normal ", mientras que algunos miembros posteriores de Brigada Prometeo crecieron enormemente.

El Comandante, con sus décadas de experiencia brutal, no va a permitir que eso lo frene, incluso los Prometeos más grandes de Brigada-P le temen.