Ark.png

Cuando se lanzaron en el año 2002 EE, las cincuenta Arcas de la gran expansión Empyraen eran las naves espaciales más grandes y ambiciosas jamás construidas. También fueron las primeras naves de colonización especializadas jamás construidas por manos humanas o enanas. Desde el anillo orbital Selenar, se extendían por kilómetros enormes pórticos temporales y muelles de construcción. En la cima de la construcción, más de un millón de hombres, mujeres y enanos estaban trabajando. Se decía que la luz de sus trabajos se podía ver por ojo desde la superficie de Gaia en una noche clara.    

Cada Arca mide 15 kilómetros de longitud, 5 km de ancho y 7 km de 'quilla a vela'. Está equipado con diez enormes motores de fusión Helion EDX-1-C, propulsados ​​por un reactor de macrofusión Hades Alpha-B, aún experimental, que permite una velocidad teórica de hasta 1/gamma 0,51 o hasta el 51% de la velocidad de la luz, en 11-13 minutos de aceleración constante. Los Arcas no llevan emisores de campo Réflex ni transponedores de Voidgate, ya que esta tecnología aún no se había sido descubierta cuando se lanzaron. Pasarían 150 años más hasta que se construyeran los primeros buques de guerra humanos interhelion después de aquel descubrimiento. Aunque muy avanzadas e innovadoras para su época, las Arcas están órdenes de magnitud detrás de las naves modernas de los Kalshodar, que ya están cerca de ser reliquias.     

Una innovación brillante en la construcción de las Arcas es lo que llegó a conocerse como las ' Lanzas de Phanes ' o los vastos motores de terraformación que constituyen una gran parte de estas naves, siete lanzadores gigantes por cada lado del vehículo. Sorprendentemente, se han obtenido pocos datos preservados acerca de esta tecnología que, según dicen, pueden hacer que los mundos "ligeramente hostiles a la vida humana" son habitables en no más de cinco años gaianos. Algunos murmullos más oscuros dicen que esto se debe a que la biomasa utilizada para terraformar tales mundos podría provenir fácilmente de lo que ya estuviera viviendo allí. Aunque se consideró una gran ventaja y una gran innovación en ese momento, pronto se dio cuenta de que las Lanzas de Phanes eran armas potenciales de destrucción masiva y, avergonzados por lo que habían creado, los científicos enanos destruyeron todos registros de su existencia.   

Los pocos registros quedan cuentan  que una vez que el Arca encontrara un planeta o una luna adecuada, alcanzaría la órbita y lanzaría su cargamento de Lanzas, sus densas puntas de tungsteno - contenida dentro de sus voluminosos 'portadores' -  fácilmente perforando la corteza y anclándose.  Los técnicos y colonos pioneros seguirían poco después y usarían los elementos de esos unidades para construir hábitats e instalaciones mineras para que pudieran monitorear y 'alimentar' los misteriosos motores, que ya penetrado en la corteza misma del mundo objetivo formaron excelentes sitios de anclaje.      

Otros afirman más inocentemente que las Lanzas de Phanes eran repositorios genéticos de los formas de vida gaianas básicas y complejas necesarias para hacer habitables mundos hostiles y creemos que esto es, en parte cierto, pero que los rumores sobre cómo la pankosmia dentro de ellos funcionó tan rápidamente pueden tener base en la verdad. Que ningún enano hable de esta tecnología ni en público ni en privado solo sirve para reforzar esta posibilidad.      

Parte de la razón por la que los Kalshodar están tan interesados ​​en localizar Arcas intactas bien puede ser para asegurarse de que la tecnología de las Lanzas no caiga en las manos equivocadas.