Sentinals.png

Al igual que con la tecnología réflex y todo lo que se encuentra en las instalaciones de Sèlene, no tenemos ninguna idea de dónde proviene, quién la construyó, qué interés podrían haber tenido en Gaia, y adónde fueron. Nuestros mejores científicos estiman que Los Antiguos abandonaron sus instalaciones en Sèlene hace millones de años y no hemos encontrado nada que tenga su sello distintivo en Gaia. 

Sin duda, han abierto las estrellas a la raza humana. Los centinelas son estructuras vastas y monolíticas hechas de un material desconocido para la ciencia, que parece ser algún tipo de metal vivo que puede repararse a sí mismo de los impactos de cometas y asteroides. También sabemos que los Centinelas pueden romper el tejido del espacio-tiempo.

En su estado de reposo, un Centinela es unido; una pieza perfecta de lo que sea que esta construido, flotando en el espacio como, bueno, un centinela de guardia. Solo cuando recibe el código correcto, generado aleatoriamente usando una compleja secuencia matematikal que los enanos y Albrecht Aìnstân lograron descifrar hace siglos, el Centinela comienza su majestuosa separación en cuatro partes iguales y, mientras lo hace, el espacio se desgarre entre estas piezas, creando un agujero de gusano. Después de eso, uno simplemente tiene que convertir las coordenadas de destino en el mismo código complejo y, en ese destino, otro Centinela se separará. Tránsito entre los dos centinelas a través de un agujero de gusano estable y blindado rara vez se tarda más de unas pocas horas. El vuelo de prueba más largo llevó a un Harpy sin piloto desde Gaia al Borde Galáctico Oriental y de regreso en seis meses según horario local, pero los cronómetros del Harpy habían registrado solo dos semanas.